jueves, 4 de julio de 2013

Mesas dulces: mi gran boda ibicenca.

Si es maravilloso  montar una mesa dulce y una tarta de boda, cuánto más será montarla para unos maravillosos amigos. Este pasado fin de semana he tenido el gran honor de asistir a la Boda Ibicenca de mi gran amiga Yolanda y claro está de su ya esposo Darío.

Yolanda es como una explosión. Allí por donde va arrasa, no deja indiferente a nadie, deja huella en todo aquello que pisa, es ella misma y siempre maravillosa.

Tengo la gran suerte de tenerla como amiga. Hemos llorado juntas,  reído y golfeado... y aunque quizás ahora tengamos senderos diferentes, siempre y por muchos días que pasemos sin vernos, es como si hubiéramos hablado ayer. Y es porque nos queremos y nos une una sólida amistad. Te quiero amiga.

Y Darío no va ser menos. Ese pedazo de tío que ha sabido dar a Yolanda todo aquello que se merece y necesita. Buena persona y amigo.

Para mí ha sido un gran honor y un placer poder participar de manera tan activa en su maravillosa boda. Una boda original, emotiva, celebrada en un sitio fantástico.

Para este gran evento celebrado en un paraíso, Aguas del  Pino, con el delicioso Catering de Los Molinos, a los que quiero agradecer su disposición y la colaboración que me ofrecieron, creamos una mesa dulce con motivos marinos, conchas,  arena de playa... Todo ello en tonos blanco y camel.

Los novios que coronan la tarta están realizados en porcelana fría, totalmente personalizados, al igual que sus hijos, dos soles que los acompañaban también en su mesa dulce.

La mesa estaba compuesta por cupcakes de vainilla, cupcakes de chocolate blanco y fresas, riquíiisimos cake pops y estrellas y conchas de galletas de mantequilla.

Espero que os guste al igual que a ellos.

1 comentario :